Buscar
  • Marina Wil

The Great Gig in the Sky

La primera vez que canté "The great gig in the sky" en público fue en un acto de la escuela secundaria. Tenía alrededor de 17 años y estaba realmente nerviosísima antes de hacerlo, es una canción que quienes la conocen, "saben" que nadie la va a cantar mejor que Clare Torry, la original. Pero el miedo y los nervios no fueron nada en comparación con lo que recorrió mi ser en el momento exactamente posterior a cantarlo. Me acuerdo que me bajé corriendo del escenario, crucé el patio y el edificio de una escuela que ocupaba media manzana y me tiré de plancha, como los jugadores de fútbol, en la vereda (por suerte) de la calle Yatay. Imposible entender por qué ese acto, por qué tanta euforia como para tirarme de frente al piso. Ahora que lo pienso, ahora mismo mientras escribo, puede ser que haya querido emular el “mosh” (se llama así?), ese acto de confiar y lanzarse al público. De eso se trata al final, el mostrarse al cantar.


A partir de ahí, sentí que tenía en mi valijita de recursos (no importa si “valijita” o “valija”, una canción grande, importante, que requería mucha concentración y flexibilidad, y que denotaba un gran talento y expresividad vocal).En realidad lo que representaba esa canción para mí en ese momento, era romper con el miedo al fracaso y con el miedo en general.


Unos años después, audicioné para entrar en Ummagumma, una de las dos gigantes bandas que hacen tributo a Pink Floyd, y quedé para integrar el coro de tres cantantes, junto a mis queridas Gabriela Gutierrez y Emma Pardo. Sorpresivamente me tuvieron que operar justo unos días antes del gran show que teníamos en el Auditorio de Belgrano, no lo podía creer, pero lo fui llevando. Gabriela y Emma vinieron varias veces a ensayar todo el show en mi casa porque yo no podía ir a la sala, y por suerte, en esos ensayos, nos divertíamos un montón, y la química y la música entre nosotras fluía sin obstáculos.

El día del show yo tenía tantas, tantas, pero tantas ganas de cantar que aunque tenía dolores físicos, la voz corrió fácil y fue un show inolvidable para todos. Fue para mí, de vuelta romper con el miedo… el miedo también había sido quizá la causa original del quiste que me habían operado días atrás.


También recuerdo la primera vez que escuché "The Great gig in the sky". Fue a los 13 años, estaba en un avión yendo a cantar a Israel, para representar a mi súper escuela por los 120 años de ORT Mundial (Pasé el chivo). Me senté en el avión al lado del chico que me gustaba, el pianista de la banda, y él me mostró los temas que definirían gran parte de mi vida musical hasta ahora. Me mostró “Cinema Verité” de Serú Girán y nuestro “Great Gig…”. No lo pude creer, me estaba haciendo escuchar, para mí, las mejores canciones creadas por la humanidad… y yo sentí en ese momento que quería cantar las dos. Ahí se empezaron a abrir mis dilemas estilísticos: ¿iba a ser una cantante de Rock Nacional?¿Iba a ser una cantante que cante temas difíciles en inglés? ¿iba a intentar durante toda mi vida alcanzar una porción de la genialidad de Charly García? Creo que continúo intentando definirme al respecto.

Muchos años después canté “The Great Gig…”,con mi banda Zarabairas, en un festival de música hermoso lleno de músicos talentosísimos. Con esta banda hacíamos sólo temas de Serú Girán y La Máquina de hacer Pájaros (dos bandas de Charly García)….pero yo necesitaba unir mis pasiones así que la tocamos en vivo en una lista de temas de Charly…y creo que quedó medio descolgado. Pasa a veces que uno quiere mostrar todo, mostrar que le gusta el verde y el fucsia, y a algunas personas les choca, o les parece inapropiado. A mí, en general, me parece bien lo “mal combinado”, lo siento muy verdadero. Muy verdadero para una persona en la que se combinan el miedo, y la fuerza para vencerlo.


31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo